Costillar al horno con miel y cerveza Rosita

PARA REGAR EL GAZNATE: Cerveza Rosita, un zumo de cebada artesano, natural de Tarragona con toques cítricos y un sabor especial.

PARA ALEGRAR A NUESTRO PALADAR: Un buen costillar al horno con miel y cerveza, sobre una base de guarnición de patatas y zanahoria. Todo con el sabor de fondo de las hierbas provenzales…

El horno es uno de nuestros principales aliados en la cocina por varias razones: por comodidad, facilidad, por los platos tan sanos que podemos cocinar, porque ensucias menos utensilios… En esa ocasión, desde Cervecetario os traemos una receta de lo más rica, un costillar al horno con miel, cerveza Rosita y una guarnición de verduras. La preparación previa es sencilla y como decimos, algo importante, es que no tenemos que ensuciar muchos utensilios. En una fuente de horno colocamos las patatas y zanahorias, cortadas a nuestro gusto (pueden ser en trozos, por la mitad, en tiras…), sal, hierbas provenzales y un chorro de aceite.

En segundo lugar, sobre esa base de patata y zanahoria, colocamos el costillar y vertemos la cerveza Rosita hasta rociar todos los ingredientes a nuestro gusto. En último lugar, antes de meter el recipiente en el horno, ‘pintaremos’ con un pincel todos los ingredientes con miel. Una vez ‘barnizados’ los componentes de nuestra receta, echaremos otro poco de hierbas provenzales, aunque esta vez por encima del costillar para que coja diferentes matices. Las hierbas y la miel complementarán la carne junto con los sabores que aportará la cerveza Rosita.

Esta cerveza de color ámbar pálido y ligeramente turbia, tiene ciertas notas de sabor frutal y un punto de piel tostada, ideal para nuestro costillar al horno. Se trata de la ‘niña mimada’ de Cervezas La Gardenia, una Cervera artesanal de Tarragona que está cosechando grandes éxitos en el panorama cervecero español desde su nacimiento en 2007. Tras estas líneas dedicadas a nuestra cerveza protagonista de la receta de hoy, volvemos a nuestra fuente, ya lista para introducir en el horno a 180-190ºC durante unos 30 minutos.

Cuando este tiempo haya pasado, abrimos el horno y con unas pinzas damos la vuelta al costillar. Si observamos que la cerveza se ha consumido por completo podemos rociar de nuevo la carne, aunque esta vez de manera menos abundante. De nuevo introducimos la bandeja en el horno y dejamos que se cocine otros 20-25 minutos. Una vez esté listo preparamos un plato amplio para la presentación, con las patatas, la zanahoria y el costillar y con una cuchara añadimos la salsa que se ha formado con la cerveza y la propia que ha desprendido la carne. Para acompañar nuestro costillar y agradar a nuestro paladar, valga la rima, completaremos la presentación en la mesa con una jarra bien fría de cerveza Rosita.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s