Tapa de chistorra con patatas cocinada con cerveza Escudo

PARA REGAR NUESTRO GAZNATE: Una cerveza Escudo, original de Chile, una lager refrescante llena de sabor.

PARA AGRADAR A NUESTRO PALADAR: Una tapa especial y sabrosa, chistorra con patatas, con un toque especial, una cerveza chilena.

Ya se acerca el fin de semana y con él las ganas de tapas, cerveza y amigos, y para ellos os vamos a proponer una tapa tradicional y de lo más rica pero con un toque diferente. Ya sabeis que en el Cervecetario apostamos mucho por los matices en boca que ofrece la cocina con cerveza y los matices que aportan las especias. Hoy vamos a preparar un plato de chistorra con patatas, cocinado con cerveza Escudo y orégano. Con estos ingredientes conseguimos una variedad de sabores englobados dentro de la dieta mediterránea que nos recuerdan a la cocina italiana, la española y un toque exótico con la cerveza chilena.

La cerveza Escudo está producida por CCU y llegó al mercado en 1942 ampliando la gama de lagers presentes en Latinoamérica. Se trata de una cerveza con un color dorado brillante, un contenido notable de lúpulo y producida con una baja fermentación que le aportan un gusto refrescante pero con cuerpo. Nos adentramos en la elaboración del plato comenzando por calentar tres cucharadas de aceite en una sartén, pelando las patatas, cortándolas en rodajas. Cuando el aceite esté listo freiremos las patatas junto con un poco de orégano y sal.

Mientras se van friendo las patatas, cortaremos la chistorra en trozos y la echaremos en una olla con aceite para que se vayan cocinando a fuego medio. Cuando comience a ‘sudar’ vertiremos, si lo deseamos, otra pequeña cantidad de orégano, para darle ese toque italiano al plato. Tras unos 7-9 minutos de cocción en los que habremos estado dando la vuelta a los trozos de chistorra para que se hiciera bien por el interior, vertiremos una cantidad muy generosa de cerveza Escudo hasta que cubramos todos los trozos. En ese momento elevaremos el fuego, llevaremos la cerveza a ebullición y dejaremos que se cocine hasta que prácticamente se haya evaporado todo el contenido y la chistorra haya cogido todo su sabor.

Una vez las patatas estén listas para comer, las echaremos en la olla junto a la chistorra para combinar por última vez todos los ingredientes antes de servirlo en el plato. Podemos dejar reposar todo el contenido en la olla mientras preparamos los recipientes donde hacer la presentación. En nuestra opinión, esta receta se puede servir en una pequeña cazuela de barro creando una base con las patatas y sirviendo por encima las porciones de chistorra. Los colores son espectaculares y el sabor no hace falta explicarlo. Para acompañar esta tapa nada mejor que una cerveza Escudo bien fría.

flickr.com/photos/el-cadejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s